Dos lágrimas y un punto final.

Estuve a su lado durante los últimos 30.3 meses. Juntos en las buenas y en las borracheras, en los momentos de alegría y en las resacas.

Vimos 33 estrenos de películas, comimos 78 botes de palomitas, 42 pizzas, 7 cajas de chocolates y bebimos al rededor de 10 botellas de vino e infinidad de cervezas.

Compartimos muchas noches de juegos con los amigos, vimos 400 amaneceres y atardeceres en la playa, mirando las aves en el cielo, escuchando las olas del mar, sintiendo la fresca brisa golpeando nuestros rostros, y observamos 3 nacimientos de tortugas marinas en la playa

Corrimos unos 4760 kilometros juntos, hicimos 30600 sentadillas y Dios sabe cuántas abdominales. Leímos 14.3 libros, escribimos unas 1000 notas, un millón de mensajes en whatsapp, y compartimos el menú de varias docenas de cenas familiares.

Paseamos por todos los parques del estado, 3 zoologicos, 16 iglesias de cada viaje que realizamos juntos, y rezamos un padre nuestro en los momentos de angustia; dos bendiciones por día, una al amanecer y otra antes de dormir.

Visitamos unas cuantas tiendas en busca del outfit especial para las 2 cenas de fin de año que compartimos en la soledad de una casa llena de amor, luz, música y aroma a pasta recién hecha y lomo enchilado, ensalada de frutas, más copas de vino y amor sin medida.

Compartimos miles de besos tiernos, caricias suaves, bailes con y sin música, noches de luna, amaneceres a cosquillas, desayunos fríos, cenas postergadas y sueños e ilusiones.

Discutimos una vez por mes a partir del octavo de nuestra relación, dos por semana a los dos años, y varias veces al día en las últimas 5 semanas juntos.

Al final… aquella calurosa tarde de mayo, me dijo el primer “Ya no te amo”, empacó 3 maletas con sus 15 camisas favoritas, 6 trajes, 10 pares de calcetines y 12 calzoncillos. 4 zapatos, sus zapatillas deportivas, y alguna otra cosilla que necesitaría mientras encontraba un lugar donde vivir.

Aquella tarde calurosa de mayo, sin más discusiones para sumar, sin más tiernos besos, sin palabras, sin mensajes… se fue, dejándome dos lágrimas y un punto final.

 

D.R. ©  Ángeles LezCa, Septiembre 2017

Imagen de Pixabay modificada

2 comentarios sobre “Dos lágrimas y un punto final.

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: