Llamadas innecesarias

– Ha pasado un tiempo, ¿cierto? -dijo la voz al otro lado de la línea, guardé silencio pero apuesto que podía escuchar mi respiración- Seguro te sorprende mi llamada, lo siento. Sucede que no dejo de pensar en ti, especialmente en una noche como hoy. Juro que luché contra los deseos de llamarte, pero ya ves, siempre fui impulsivo cuando se trata de ti… ¿Te quedas muda?… Entiendo, ha pasado bastante desde la última vez que hablamos. Pero -lo escucho sollozar- la luna está tan linda hoy, que simplemente no pude dejar de recordar los bellos momentos a tu lado, las noches de luna llena, de luna blanca en lo alto del cielo, de estrellas y maravillas sentado a tu lado… ¿Estás ocupada? -solo silencio- Pregunta tonta y a destiempo después de tanto rodeo. Lo cierto es que estoy pensando en la manera más honesta de decirte cuánto te hecho de menos… cuánto te he pensado, desde la última vez, desde el día…-

Colgué el teléfono sin escuchar su despedida, sin dejarlo completar su frase “Desde el día en que te fuiste sin mirar atrás“, debí decir, pero, ¡qué más da!, después de tantos meses, solo el silencio cabe cuando llama de manera sorpresiva, sin sentido e innecesariamente.

©Angeles Lezca, Febrero 2020.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: